Ayer un sueño, hoy una realidad

Muchos vemos lejano el cumplimiento de un sueño o una meta, pasa por nuestra mente un letrero a blanco y negro: “Jamás lo lograrás”, pero en un momento inesperado aparece una persona que nos anima y cree en nuestros talentos; obviamente nos sorprenderá.

DSC_2310
Modelo: Ana Verónica Parra / Fotografía: Wan Mejía

Así me pasó a mí; más o menos un año después de culminar mis estudios en la Universidad, me reuní con un profe muy querida, su nombre es Aidé Zumba, es Diseñadora gráfica y emprendedora.  Conversamos sobre las actividades que estábamos haciendo. Ella me animó a escribir cuentos y me dijo que ella se encargaría de la ilustración (personajes y escenarios); yo encantada dije: ¡Sí! No es un secreto que me encanta escribir. Era una gran oportunidad de emprendimiento, llegué a mi casa, busqué los cuentos y poemas que un profesor de la universidad, Diego Lozada, nos envió de tarea escribir para encontrar nuestro estilo de redacción.

Encontré en mi mini-biblioteca una carpeta verde donde estaban mis creaciones literarias, ahí estaba “La Libélula Púrpura”; escribí el cuento inspirándome  en una experiencia que tuve en mi juventud aunque aquí carecía de un final feliz. Imagino que en esa época estaba un poco deprimida varios cambios pasaban en mi vida.

Bueno, así nació “La Libélula Púrpura” trabajamos algunos meses en la modificación del cuento y la creación de los personajes. Después, lastimosamente con la profe Aidé

dejamos el proyecto porque nos ocupamos en otras cosas y era muy difícil reunirnos. Así pasaron los años.
DSC_2276
 

En el 2017 conocí a alguien muy especial que me animó a que publicara el cuento, yo no quería hacerlo tenía vergüenza porque cuando escribes desnudas tu alma y más cuando son experiencias de tu vida , también tenía miedo, yo sabía que no sería fácil, pero aquella persona me animó cada día. Él leyó mi cuento, le encantó, claro ya tenía un final feliz. Yo le conté que en el primer final yo mataba al personaje y él me dijo: “Los finales felices si existen”. Me siento agradecida con él porque me apoyó mucho.

El siguiente paso era encontrar a una nueva diseñadora. En este paso me demoré algunos meses hasta que encontré a una amiga, no me había dado cuenta lo cerca que estaba de ella. Su nombre es Diana García, una joven diseñadora y talentosa, ella es hermana de mi colega y amigo Santiago Oña. Y ahí empezó la aventura de letras por eso mis colegas de ESA Radio Online no conocían mi faceta de escritora.

Con Dianita conversamos y empezamos a trabajar en el diseño y maquetación del cuento. Y así el personaje de la “Libélula Púrpura” fue el primero en nacer, me encantaron sus ojitos preciosos muy tiernos. Ya en diciembre del 2017 culminamos la creación total del cuento. Se acababa el año y nos concentramos en las festividades.

En enero empecé a planificar con Gemita Molina la gira de medios en Santo Domingo de los Tsáchilas, ella es Comunicadora Organizacional, le encantó la idea de colaborar como mi Mánager. Fue una grata experiencia la visita a varios medios de la ciudad, todos me apoyaron y creyeron en mi sueño.

Fue una gran experiencia la visita al IEPI y a La Cámara del Libro me animaron a que siga escribiendo. Ahora solo faltaba el lanzamiento oficial del cuento infantil.

El 28 de abril del 2018 presentamos al mundo la historia de “La Libélula Púrpura” y muchas gracias a las personas que me acompañaron, los artistas talentosos y el gran equipo de logística.

Fue un largo camino lleno de obstáculos, pero recibí mucha ayuda de mis padres, hermanos y amigos.

Yo no lo hubiera logrado sin la ayuda de mi Padre Celestial y de mi Salvador Jesucristo, para mi ellos son Seres muy Especiales en mi vida. También se preguntarán ¿Quién auspició todo? pues recibí el financiamiento de dos personas que creen en mí desde que nací, mis amados padres. Gracias a mi mamá Verónica Dávila y mi papá biológico que pocos conocen. Son excelentes padres y los amo mucho.

Y así en el desconocido mundo de los escritores me embarqué.

Se despide LA LIBÉLULA PÚRPURA.

Ana Verónica Parra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *