• noviembre 28, 2020 9:48 pm

Vacaciones en Santa Elena

Poranaveronicap

Jul 17, 2016
Snapchat-199317617113830218
Mi hermana (derecha) y yo.

“La vida es una aventura”. Mi hermana y yo salimos de casa (Santo Domingo, Ecuador) a tomar unas vacaciones a la Provincia de Santa Elena. Visitamos a nuestra tía Digna Dávila en Ballenita: existe una bella y tranquila playa que es poco frecuentada por los turistas porque como es la Región Costa de nuestro país, Ecuador, existen algunas playas atractivas; pero, la favorita de los turistas nacionales e internacionales es Montañita. Después de unos pocos días decidimos visitar a nuestro tío, Darwin Dávila, en esta ocasión viajamos a Manglaralto. Luego debíamos llegar hasta la Comuna Dos Mangas, un lugar tranquilo y rodeado de la naturaleza. Al llegar a la casa de nuestro tío nos recibieron con alegría, nos sentimos aliviadas de haber llegado al lugar planeado.

Al permanecer unos días ahí sentimos curiosidad por conocer los alrededores de aquella
Comuna luego conocimos a un amigo y nos invitó a un

IMG_1420
Nuestro guía, Rene Tigrero.

lugar turístico de la zona. Entonces nos preparamos mi hermana menor Mayra, mi prima Jessenia (hija de mi tía Digna) que también vino con nosotros desde Ballenita, y yo para empezar nuestra caminata hacia las piscinas naturales que tiene la Comuna “Dos Mangas”. La pequeña aventura era de 4 Kilómetros de caminata porque hasta allá no llegaban vehículos. Bajo la sombra de los árboles caminábamos mientras conversamos con  René Tigrero aunque le apodamos el seudónimo de  “Anciano guía René”, morador de la localidad, es muy gracioso el apodo pero a él no le molestó. Incluso le divertía que le llamemos así. René nos comentaba un poco la historia de Dos Mangas y también de que antiguamente tenía más territorio del que hoy le corresponde. Hace muchos años vinieron científicos asiáticos para investigar sobre la riqueza natural de las tierras que tiene la Comuna.

Existe un sitio que se llama “El Salto del Tigre” donde cuenta la historia que antes había poca población y con la gran vegetación del lugar se veían animales salvajes como venados, armadillos, guantas, tigres entre otros. Y en esa parte del territorio descendía el tigre a dejar sus presas y a beber agua.

Ya llevábamos una hora de caminata y observábamos la vegetación, las pequeñas casas de la zona y en ocasiones veíamos a los moradores caminar con su ganado, a otros traer caña guadua en sus animales de carga (burros, caballos) y también personas regresando en sus caballos porque los alquilaban a turistas para trasladarse a Las Cascadas o las Piscinas.

recorrido
Guías turísticos en su medio de transporte.

Por el vehemente sol nos cansábamos seguido pero nos recostábamos en los árboles secos o en los troncos que yacían en el suelo.

Después de ir acompañados por los turistas que se no acercaron para guiarlos a las Cascadas aunque nosotros nos dirigíamos a Las Piscinas así que nos siguieron. Al poco tiempo llegamos al anhelado lugar, no había mucha agua en las piscinas pero pudimos disfrutar de un delicioso baño. Se veía el agua muy fresca; aunque su color no era muy confiable, parecía que estaba sucia por el tono café del agua pero ya no importó porque el sol nos instaba a tomar un refrescamiento.